En qué consiste la dieta BARF

En el pasado, los caninos seguían una alimentación carnívora, en la que se incluyen huesos y alimentos crudos, frutas, aceites y vegetales.

A pesar de que los ancestros de nuestros amigos de cuatro patas podían sobrevivir únicamente gracias a la carne, las variaciones de genoma entre lobos y perros demuestra que por el metabolismo de grasas y la digestión del almidón, una alimentación basada en un único alimento no es completa para nuestros caninos actuales. Esto generaría desequilibrios nutricionales y carencias alimentarias. Por ejemplo, aunque el pollo y la carne poseen proteínas de gran calidad, carecen de calcio, sodio, hierro, vitaminas…

Sus desventajas

  • Puede ocasionar fracturas dentales o lesiones gastrointestinales. Los huesos pueden crear obstrucciones o, incluso, perforaciones.
  • La dieta de carne cruda en cachorros puede dar lugar a casos de osteodistrofia.
  • Alimentos como el hígado fresco pueden dar lugar a hipervitaminosis A.
  • Hiperparatiroidismo secundario nutricional.
  • En algunos alimentos, se pueden encontrar microorganismos malignos como la salmonella.

Recomendaciones

  • Evitar la adición de hígado en la dieta.
  • La cantidad de carnes y aves debe estar bien limitada para evitar que desequilibre la dieta.
  • Si tu mascota sigue la dieta BARF, acude al veterinario regularmente para supervisar su estado de salud.
  • Al seguir la dieta BARF, es importantísimo prestar atención a la higiene  y seguridad de los alimentos, asegurándose de que no sean portadores de infecciones.